Muestra lo que hace tu empresa

Un estudio de 2007 que señalaba que el 12% de la población de los Estados Unidos buscaba regularmente comprar productos denominados como verdes y el 68% era comprador ocasional de productos respetuosos con el entorno.

 

Cada día más consumidores trasladan su consciencia ambiental al momento de elegir los productos que consumen. Así mismo, lo “verde, ecológico, sostenible, bio…” ha impregnado progresivamente los mensajes publicitarios.

Ecología de marca

La publicidad es mucho más que una estrategia para persuadir a la compra de productos o servicios. Ante todo, se trata de un instrumento de transmisión de ideas, valores y conductas. El uso poco riguroso de lo ambiental en la publicidad ha incrementado el escepticismo ambiental entre los consumidores. Es más, la constatación que una declaración ambiental carece de honestidad tiene un efecto negativo en la actitud hacia la marca, como lo demuestran los llamados premios Sombra organizados por Ecologistas en Acción. Si eres responsable, garantiza la objetividad del mensaje optando por una etiqueta ambiental patrocinada por una organización independiente.

 

La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos

No importa cuánto gastes en publicidad, si no consigues usuarios satisfechos, esa publicidad no valdrá para nada. Podemos crear una gran campaña de publicidad, con basto alcance y perfectamente segmentada, estudiando el perfil de audiencia y utilizando los mejores medios disponibles. Aun así, un cliente descontento hará correr su queja por las redes sociales para transmitir su enojado mensaje a otros usuarios. En cambio si un cliente queda satisfecho tenemos más posibilidades de fidelizarlo, que nos recomiende a otras personas que confían en él, logrando atraer más clientes a nuestra marca. Prioriza trabajar en crear satisfacción al cliente antes de conseguir más ventas.

 

Lo único constante es el cambio

Adelántate a él y promueve la innovación dentro de tu empresa. Invita al equipo a aportar ideas que modifiquen los procesos y los productos que ofrece tu organización.  ¿No hay nada en el mercado que nadie ha aprovechado? Haz investigación de mercado, te puede dar una idea de lo que los consumidores están buscando y si sientes que no tienes creatividad o no se te ocurren buenas ideas, pregunta a tus clientes, son tu mejor fuente de información. Quizá puedas atraer a más público añadiendo una oferta de un servicio poco común en tu sector. Recuerda que tu empresa depende de que no te duermas en los laureles y no dejes de innovar y que lo verde vende y se ha convertido en una ventaja ante los consumidores y las empresas competidoras.


Asesórate

¿Qué medidas de ahorro energético son más fáciles de implantar? ¿Cuáles me van a permitir bajar más mi gasto eléctrico? Asesórate

Vincúlate

Di lo que quieres haces y organiza un plan para que los empleados participen de la estrategia de ahorro energético de la empresa. Vincúlate