Ahorra 314 € con una llamada de teléfono

Las auditorías energéticas muestran que las pequeñas y medianas empresas contratan un 42% más de la potencia que necesitan.

Cuando nos referimos al término de potencia hablamos de un coste fijo en la factura, lo que significa que consumas lo que consumas siempre se va a pagar un dinero más o menos grande según la potencia eléctrica contratada que se tenga.

 

Para calcular la potencia necesaria necesitamos evaluar el número de aparatos que tenemos conectados simultáneamente. La potencia es la capacidad de tener distintos equipos trabajando a la vez.

 

Una tarifa utilizada habitualmente en comercios e industrias es la 3.0 A, que corresponde a los suministros de baja tensión con potencias contratadas superiores a 15 kW. La modalidad de esta tarifa es siempre con discriminación horaria de 3 periodos. Los tres periodos que tiene la discriminación horaria son:

1.- Periodo Punta: Es el periodo con precio más elevado y abarca 4 horas diarias.

2.- Periodo Llano: Tiene 12 horas diarias y es el periodo intermedio a nivel de precio.

3.- Periodo Valle: Abarca 8 horas en horario nocturno. Este corresponde al periodo más económico a nivel de precio.

 

Cabe resaltar que como en verano y en invierno las horas varían. en verano las horas se distribuyen de la siguiente forma en los periodos: Punta de 11h-15h, Llano de 15h-24h y 8h-11h Valle de 0h-8h. En invierno son los siguientes horarios: Punta 18h-22h, Llano 22h-24h y 8h-18h y Valle de 0h-8h.

 

Cada periodo tiene una facturación y un coste distinto. Esto es el precio de los peajes de acceso del término de potencia de la tarifa 3.0A, según el BOE, y los precios de los peajes de acceso del término de consumo para cada periodo:

 

PUNTA    40,73 €/kW año

LLANO       24,44 €/kW año

VALLE      16,29 €/kW año

 

En el gráfico podemos ver la diferencia entre las potencias contratadas y las potencias óptimas propuestas para las participantes en PYMAC. Se muestran datos medios de las potencias contratadas para los períodos Pico, Llano y Valle.


Podemos comprobar que cuando la potencia es baja, como ya está bastante optimizada es difícil reducir la potencia para ahorrar. La potencia mínima recomendable en las empresas generalmente es 15,1kW correspondiente a la mínima para la tarifa 3.0 A, tarifa de tres períodos con maxímetro, para evitar cortes de luz por exceso de potencia.